Tomada de Alamy
Tomada de Alamy

En medio de elecciones presidenciales marcadas por la controversia, el gobierno de Estados Unidos extendió sus felicitaciones al presidente Nayib Bukele por su victoria arrolladora en El Salvador. Aunque la celebración se acompañó de elogios hacia el proceso electoral, el secretario de Estado, Antony Blinken, aprovechó la ocasión para enviar un mensaje claro sobre la importancia de respetar los derechos humanos en el país centroamericano.

Felicitaciones a Nayib Bukele

En un comunicado emitido desde Washington, Blinken expresó: «Felicito a Nayib Bukele por su victoria electoral como presidente de El Salvador. Estados Unidos elogia el trabajo de los observadores electorales y espera trabajar con el presidente electo Bukele y el vicepresidente electo Félix Ulloa después de su toma de posesión en junio«.

Aunque Estados Unidos había guardado silencio sobre la controvertida decisión de Bukele de buscar la reelección, el gobierno expresó previamente su preocupación acerca de la posibilidad de que se estuviera socavando el estado de derecho al permitir al presidente participar en los comicios, todo ello en medio de interpretaciones cuestionables de la Constitución por parte de una Sala Constitucional afín al oficialismo.

Mensaje sobre derechos humanos

Más allá de las felicitaciones, el comunicado de Blinken abordó un tema crucial para El Salvador: los derechos humanos. Blinken señaló: «De cara al futuro, Estados Unidos seguirá dando prioridad a la buena gobernanza, la prosperidad económica inclusiva, las garantías de un juicio justo y los derechos humanos en El Salvador«. Estas palabras cobran especial relevancia dada la vigencia del estado de excepción en El Salvador, que según numerosas organizaciones internacionales, ha llevado a violaciones de los derechos humanos al negar juicios justos a muchas personas.

Éxito electoral y política de seguridad

Bukele logró una victoria contundente en las elecciones del domingo, premio de la ciudadanía a su política de seguridad. Enfrentando el asedio de pandillas criminales, el presidente implementó una estrategia de mano dura que incluyó la instauración de un estado de excepción que se acerca a los dos años de vigencia.

Bajo este estado de excepción, se permiten juicios colectivos, se eliminó el plazo máximo de un proceso penal, que anteriormente era de 24 meses, y se otorgaron poderes investigativos a la Policía en lugar de la Fiscalía General. Además, se dio validez de confesión al testimonio de otra persona por supuestos delitos.

La reducción de los índices de criminalidad también tiene implicaciones para Estados Unidos debido a la relación directa con la migración. Aunque la comunidad de salvadoreños en EE. UU. es considerable, la disminución de la violencia ha llevado a que muchos salvadoreños reconsideren salir del país, una noticia positiva para la administración de Joe Biden.

Blinken subrayó la importancia de la relación entre ambos países, afirmando: «Los acontecimientos en El Salvador tienen un impacto directo en los intereses estadounidenses dentro y fuera del país. Solo trabajando juntos podremos alcanzar nuestro máximo potencial y superar los mayores obstáculos en nuestro hemisferio y a nivel mundial».

Informe de la OEA el martes

La Organización de Estados Americanos (OEA) desplegó una Misión de Observación Electoral (MOE) en El Salvador, que presentará un informe preliminar este martes. La ex vicepresidenta y excanciller de Panamá, Isabel de Saint Malo, lidera los equipos técnicos presentes en el país.

La MOE se comprometió a abordar no solo los desafíos del proceso electoral del domingo, sino también la disputa constitucional en torno a la presentación de Bukele a la reelección. Aunque el informe estará disponible el martes, De Saint Malo afirmó que la abrumadora diferencia entre Bukele y otros candidatos no deja dudas sobre los resultados electorales.

En la misma línea, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, utilizó las redes sociales para felicitar a Bukele, reconociendo la contundente expresión de la ciudadanía salvadoreña en las urnas a favor del presidente.

La relación entre Estados Unidos y El Salvador seguirá siendo crucial en los próximos años, con desafíos y oportunidades que requerirán cooperación para abordar temas de seguridad, derechos humanos y migración.

Publicado por: Editor Minuto30

Compartir:
  • Comentarios
  • Anuncio