Tomado de video

En un sorprendente giro de los acontecimientos en el Tribunal Penal de Manhattan, Andrew Caban, el hombre acusado de golpear brutalmente a Richard Regen, un hombre discapacitado de 61 años, ha culpado a su diabetes por el ataque. Este caso ha desatado indignación en la comunidad, mientras el sistema de justicia de Nueva York se enfrenta a críticas por su manejo del caso.

Caban argumenta que su condición de diabetes lo llevó a cometer el acto violento, afirmando que sufría de hipoglucemia en el momento del incidente. Según él, su falta de intención de causar daño y la pérdida de memoria durante el ataque se debieron a su condición médica.

El incidente dejó a el hombre discapacitado con graves secuelas, incluida la necesidad de someterse a una cirugía cerebral y padecer convulsiones frecuentes. Esto ha provocado un intenso debate sobre la responsabilidad y las consecuencias de los ataques violentos, especialmente cuando se trata de personas vulnerables como Regen, quien ya estaba en proceso de rehabilitación debido a un derrame cerebral previo.

A pesar de las impactantes repercusiones del ataque, Caban enfrenta una sentencia potencialmente leve. Aunque podría haber enfrentado una condena de hasta un año de prisión, Caban optó por declararse culpable de agresión imprudente en tercer grado, lo que sugiere que aceptó un acuerdo de culpabilidad favorable que podría llevar a una sentencia indulgente.

Publicado por: Editor Minuto30

Compartir:
  • Comentarios
  • Anuncio